domingo, 20 de mayo de 2012

CAPÍTULO IV: SIEMBRA Y RECOLECTA

CAPÍTULO IV: SIEMBRA Y RECOLECTA

He de agradecer el interés mostrado por varios vecinos, para poder cubrir varios artículos, incorporando sus fotografías, al igual que documentos que me han servido. Algunos han querido permanecer en el anonimato y respetaré esta decisión.
Mi más sincera gratitud,a todos ellos /as, en especial a mi ahijado, JOSÉ ANTONIO MOZO, el cual, ha captado magníficas fotografías que he editado, en este DOCUMENTO HISTÓRICO. Su diligente labor, ha sido excepcional. Muchas gracias.





PINCHAR EN LA FOTO PARA VER AMPLIADA
En la instantánea que les muestro ha captado esta hermosa fotografía que se halla en el interior del Excelentísimo Ayuntamiento de SANTIZ.
Foto histórica, con Salvador trillando, parece ser que fue LA ÚLTIMA TRILLA que consta a efectos formales.
El municipio tenía siembras y había recolectas, basado en el texto del CATASTRO DEL MARQUÉS DE LA ENSENADA.
9.PREGUNTA. De qué medidas de tierra se usa en aquel pueblo: de cuántos pasos o varas castellanas en cuadro se compone, qué cantidad de cada especie de granos de los que se cogen en el término se siembra en cada una.

PINCHAR EN LA FOTO PARA VER AMPLIADA
RESPUESTA: A la novena respondieron que en esta villa no se usa de estadales, vara castellana o pasos para saber la medida de las tierras sino es que por el conocimiento y práctica de lo que hacen por la costumbre de sembrar las fanegas de trigo y centeno se dize que hacen tantas fanegas cada una según su especie que se siembra, y producen porque la tierra de mexor calidad lleva y sufre más semilla, y por consiguiente ocupen menos terreno, y la mediana e inferior calidad necesita más para sembrar la misma semilla por lo que se reduce a la consideración de los labradores, para las compras, enajenaciones, y particiones y que cada fanega de tierra sembrada de la misma semilla, que a de producir una raida, y así se hace la cuenta a los segadores para todas las semillas
<><><><>

PINCHAR EN LA FOTO PARA VER AMPLIADA
10. PREGUNTA. Qué número de medidas de tierra habrá en el término, distinguiendo las de cada especie y calidad, por ejemplo, tantas fanegas, o del nombre, que tuviese la medida de tierra de sembradura de la mejor calidad, tantas de mediana bondad y tantas de inferior; y lo propio en las demás especies que hubieren declarado.
RESPUESTA: A la diez respondieron que el número de fanegas de tierra de que se compone el término de esta villa es de tres mil ochenta y nueve fanegas poco más o menos, las mil y quarenta y cuatro de ellas para la la labor que se siembra en dichas tres oxas y cortinas para el herren de las cuales las setenta y cinco son para trigo buena calidad del término en su especie, ciento diez fanegas para trigo de mediana calidad, ciento tres fanegas para trigo de inferior, sesenta y cinco fanegas de centeno de buena calidad del término en su especie doscientas treinta y cinco fanegas de de centeno de mediana, cuatro cientas veinte y dos fanegas de centeno de inferior, y las treinta y cuatro restantes de buena calidad en cortinas que siembran para verde o herren para todos los años y las dos mil cuarenta y cinco fanegas para pasto, y de ellas ciento cuarenta y seis fanegas de buena calidad en las que van incluidas veinti y ocho fanegas que hacen los treinta prados de dominio privativo de esta villa y hacendados forasteros en su término y así mismo los que comprenden los valles entrepanados y dos exidos para eras para las que echan los vecinos el pan por agosto, sin que por ello ni otros pastos paguen cosa alguna por ser común; ciento 





PINCHAR EN LA FOTO PARA VER AMPLIADA
y diecisiete fanegas y media para pasto de mediana calidad, doscientas setenta y una fanega y media para pasto de inferior, en los citados valles entrepanados, y pedazos de monte y las un mil quinientas y diez fanegas restantes de inútil calidad, en la tierra montuosa por comprehender diferentes matorrales y por lo mismo es incómoda, para apastar y producir cuyas partidas componen las dichas tres mil ochenta y nueve fanegas incluidas las labrantías, que hace todo el continente del término.
JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ PEÑA