lunes, 4 de junio de 2012

CAPÍTULO XIV: PROFESIONES EXISTENTES

CAPÍTULO XIV: PROFESIONES EXISTENTES

En el Catastro del Marqués de la Ensenada los escribanos, alcaldes y peritos dieron fehaciente cuenta de las profesiones existentes en el municipio de la villa de SANTIZ. Veamos pues. Pese a la niebla, José A. Mozo capta una bella imagen.
32. PREGUNTA.- Si en el pueblo hay algún tendero de paños, ropas de oro, plata y seda, lienzos, especería u otras mercadurías, médicos, cirujanos, boticarios, escribanos, arrieros, etc. y qué ganancia se regula puede tener cada uno al año.
RESPUESTA: A la treinta y dos respondieron que en esta villa sólo hay de los que contiene la pregunta un barbero y sangrador que se llama Alfonso de Moya al que según el número de vecinos que se compone y al respecto de fanega y medio de centeno cada uno se le paga de salario anual cincuenta fanegas de dicha especie en cuios vecinos van incluidas siete viudas que estas sólo pagan a nueve celemines de centeno, pues aunque el axuste es en la conformidad dicha y el número de vecinos asciende a cuarenta y uno, solo regulan al expresado barbero y sangrador, las dichas cincuenta fanegas de centeno porque algunos no le pagan según el axuste y otros no le contribuyen con cosa alguna por cuya razón se le dan de quiebra, y que el escribano numerario de la villa de Zamaion de cuya Encomienda es esta de Santiz que se llama Alonso Vicente Soto le paga el Concejo en cada un año los ciento veinti cinco reales que van expresados en la respuesta de la pregunta veinticinco.
33. PREGUNTA.- Qué ocupaciones de artes mecánicos hay en el pueblo, con distinción, como albañiles, canteros, albéitares, herreros, sogueros, zapateros, sastres, pelaires, tejedores, sombrereros, manguiteros y guanteros, etc.; explicando en cada oficio de los que hubiere, el número que haya de maestros oficiales y aprendices, y qué utilidad le puede resultar, trabajando meramente de su oficio, al día cada uno.
RESPUESTA: A la treinta y tres respondieron que de los artes mecanicos que expresa la pregunta solo hay en esta villa un herrero que se llama Crispin Ramos el que trabaxa en acer y aguzar rexas para la labor de los vecinos de ella al que deducido el consumo de el carbón, y herramientas le regulan de utilidad en cada un año treinta fanegas de centeno; que asimismo hay un maestro sastre que se llama Joseph González al que regulan por trabajar en cada un año ciento ochenta días por cada uno de ellos de jornal diario tres reales de vellón.
34.PREGUNTA.- Si hay entre los artistas alguno, que teniendo caudal, haga prevención de materiales correspondientes a su propio oficio o a otros, para vender a los demás, o hiciere algún otro comercio, o entrase en arrendamientos; explicar quienes, y la utilidad que consideren le puede quedar al año a cada uno de los que hubiese.
RESPUESTA: A la treinta y cuatro respondieron que en esta villa no hay ninguno de los artistas que contiene la pregunta.
35. PREGUNTA.- Qué número de jornaleros habrá en el pueblo y a cómo se paga el jornal diario a cada uno.
RESPUESTA: A la treinta y cinco respondieron que en esta villa hay al presente once jornaleros que trabajan al año ciento ochenta días útiles a los que regulan de jornal por cada un día incluida la manutención a tres reales de vellón y estos mismos días, y jornales a cada uno de los veinti cinco labradores incluidas dos viudas que hay en esta villa y que el número de labradores, y jornaleros expresados van incluidos seis cazadores que son, Agustín Sotto, y Pedro Saneto que estos lo tienen todo el año por profesión Matheo Santos, Santiago Román, Francisco y Alonso Santos a temporadas y que el dicho Agustín Sotto no le regulan utilidad mas que tan solo el jornal que le va regulado por jornalero respecto año ocuparse mas que tan solo en el ejercicio de la caza y el dicho Pedro Santtos de mas del jornal diario que le va señalado como jornalero le consideran anualmente por el ejercicio de dicha caza cincuenta reales de vellón, y a los restantes mediante a no tenerlo por oficio y irles regulado su jornal como labradores les regulan de utilidad por razón de salir algunos días dicho ejercicio veinte reales de vellón a cada uno; que hay en esta villa asimismo dos guardas, uno para los panes y pastos que se llama Joseph Neves y el otro para el ganado de cerda de los vecinos de esta villa que se llama Domingo Hernández que al primero le pagan anualmente por dicho trabajo veinti seis fanegas de centeno, y al segundo treinta fanegas de la misma especie que es la utilidad que unos, y otros respectivamente le consideran.

JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ PEÑA